Information sectorielle

EPILOGO de LA REBELION DE LOS PIGS

 ISBN: 978 84 938277 8 6

Autor del Libro: Luís Gorrochategui

Autor del Epílogo: J. Francisco Rodríguez Queiruga

 

(PARIS- SAINT GERMAIN)

De sueño a pesadilla : Los PIGS se rebelan

 

París, 31 de mayo de 2013, 19h 30. Café de Flora (Saint Germain).

 

A veces, al abandonar el despacho, extenuado por las largas e intensas jornadas de trabajo que París exige a sus habitantes, me dejo caer en una de las cotizadas e inacesibles terrazas que adornan las aceras parisinas. Aunque « dejarse caer » es un eufemismo, la verdad es que me lanzo con vehemencia a la caza de un escueto espacio entre adoquines y transeuntes, luchando por hacer saber que ese es el mío, mi sitio. Pequeño paraíso de medio m² en el que, con suerte, podré disfrutar de la extremadamente cara y fresca « cerveza afterwork ».

Hoy, viernes 31 de mayo, es uno de esos días en los que la frustración de un contrato perdido queda compensada por la frescura del dorado cereal.

 

El Paro deja huella

 

Apaciguado por la bebida y con la invisibilidad que genera el ser parte del decorado, miro distante el trasiego de empleados, turistas, estudiantes y parados. Si, « parados », aquellos que parece que van a una eterna cita, y se siente en sus miradas que creen que todo el mundo les observa, a veces con gestos de piedad, otras con sarcasmo y otras, las más reales, con empatía. Sus ademanes los delatan, miran el reloj pero no lo leen, buscan la placa de una calle y aceleran el paso o frenan para sentarse en el Café cuando, bruscamente, una mano roza el monedero en su bolsillo al mismo tiempo que el teléfono escondido en su chaqueta suena, justificando « in extremis » un cambio de rumbo, una misión, una oportunidad, una evasión.

 

Mi cerveza se estaba volviendo amarga, cuando el camarero, engalanado con una brillante pajarita negra y un chaleco de cuadros coloreados, depositó en mi mesa un platito de aceitunas, y la cuenta.

 

Santiago de Compostela – España (1984): Ilusión y esperanza en la Unión Europea

 

Al observar el precio en euros de mi lujoso instante de relax parisino, mis recuerdos me trasladaron a 1984, año en que con ilusión me preparaba para terminar mis estudios de Ciencias Económicas en Santiago de Compostela.

Recordaba aquella mañana de primavera, bebiéndome un café en el Azul, a la entrada del Franco, y leyendo las cifras del paro, que acababa de superar el 24% de la población activa, mientras comentaba con mis compañeros de mesa si, para cambiar la actual tendencia, debíamos o no entrar en la Comunidad Económica Europea (CEE).

 

Recelos, miedo y decepción

 

Uno de ellos, Marcos –rebelde impenitente -, abogaba por un rechazo a la entrada de España en la CEE si, como decía él, las instancias comunitarias aceptasen la solicitud de integración realizada en su día por Adolfo Suarez. Solicitud, que previamente había realizado Franco, dos años después de la creación de la CEE en 1957, demanda a la que la « nomenclatura » europea no se había dignado ni a contestar. Entonces – continua Marcos - Franco ordenó crear un Comité de Estudio y Seguimiento de la legislación de la CEE, en 1962. Lo que ha hecho que la legislación española, aunque no nos lo quieran reconocer - volvía a insistir - esté suficientemente modernizada para adaptarse al régimen económico-fiscal y financiero de la CEE.

 

-      Si es así - preguntaba yo - ¿por qué no quieres que entremos en la CEE?.

Para Marcos, los países del norte de Europa nos miran con miedo, desconfianza y – insistió él -  desprecio. No sueñan como nosotros, no nos comprenden, y por si fuera poco, su unión, es puramente comercial y financiera, lo que se aleja de nuestra comprensión de la existencia, hecho que sin duda provocará múltiples tensiones en el futuro, pudiendo conducir hasta la destrucción de la CEE. El sueño del bienestar se convertirá en una crisis de pesadilla. En definitiva, para él, España podría ser el Caballo de Troyaque destruya la CEEy que no sobreviva a dicha destrucción, pues para muchos Europa ya comienza a ser la utopía de bienestar a la que nunca nos acomodaremos, y cuando esta utopía enferme, le echaremos las culpas de todos nuestros males.

Y nos decía a mi y a Luís :

Recordar que cuando finalizó la segunda Guerra Mundial, y se estableció el Plan Marshall, para la reconstrucción de Europa, los países que aspiraban a ser beneficiarios de dicho plan, debían pertenecer a la ONU y constituirse en asociación (Organización Europea para la Cooperación y el Desarrollo). Pero como España siempre tuvo votos europeos en contra de su pertenencia a la Sociedad de Naciones, no pudo entrar a formar parte de la OCDE en su momento y quedó excluída de los fondos Marshall, retrasándose de esta manera su recuperación en el período que ha seguido a las dos guerras.

Luís le interrumpió para preguntar :

-- ¿sabes que países votaron contra la incorporación de España ? .

-- Sé que uno de ellos fue Polonia, de los otros no tengo constancia documental, por lo que prefiero no citarlos, lo que si puedo deciros es que este primer golpe recibido en 1947/48 - años en los que, debido a malas cosechas y un deficitario sistema agro-industrial de post-guerra, la hambruna comenzaba a instalarse en España - se repetiría más tarde.

-- ¿No crees que personalizas demasiado unas circunstancias en las que, el que más y el que menos, estaba a verlas venir ?. Volvió a comentar Luís.

-- Así sería si la historia no fuese tan testaruda, y nos recordase constantemente, si no el porqué de las cosas, al menos el sufrimiento que causaron. No obstante en esta ocasión España fue salvada y por muy poco, por Argentina, Urugüay, Paragüay, Costa Rica y otros países americanos, cuya solidaridad salvó la vida de cientos de miles de españoles cuando Europa, vuelvo a insistir, nos cerraba las puertas.

Pocos años después (1953), otro país americano : los EEUU, firmaba un acuerdo de amistad con España, y fue este tratado, muchas veces criticado por su contenido pero casi nunca analizado desde una óptica estratégica y geopolítica, el que forzó a los países europeos a abrir sus fronteras a España, para evitar que nuestro mercado, en el fondo jugoso para los intereses del capital europeo, se lo englutiese en exclusividad el « Tío Sam ». 

Al ver nuestras caras de interrogación y de diplomático silencio, Marcos continuó su demostración diciendo, esta vez con mayor énfasis :

-- Recordar, pues ya os lo he dicho, que nunca respondieron a nuestra demanda de adhesion realizada en 1959.

Recordar que a la muerte de Franco, nadie daba un duro por España.

Recordar que en 1979, un año después de haber aprobado unánimemente la nueva constitución, que nos convertía en una Monarquía Parlamentaria, nuestra demanda de adhesión fue respondida únicamente por un acuerdo preferencial arancelario.

Recordar que cuando hubo el intento de Golpe de Estado, los países Europeos, nos observaban como a monos enjaulados sin créer, ni un solo instante, que podríamos recuperar la situación.

Recordar que solo después de encauzada dicha situación, en gran parte gracias al Rey D. Juan Carlos, Rey que todos los españoles votaron al votar la Constitución, Carta Magna que éste juró defender, y que con toda legitimidad hizo el 23 de febrero, recordar, repito, que solo después de estos hechos, la prensa europea, empezo a dejar de decir que nuestro rey era un heredero de la Dictadura, para reconocer su legitimidad democrática .

 

Un Gran Mercado Económico y Cultural Latino-Americano

 

Al acabar de decir estas últimas palabras, se quedó sin fuelle, lo que aprovechamos, Luís y yo, para pedir un nuevo café, mientras le preguntábamos si tenía alguna proposición realizable.

Marcos se levantó de su silla y con un gesto teatral nos preguntó :

--  y vosotros, ¿teneis alguna idea ?, ¿sabeis que aún no hay noticias de la nueva solicitud española ? ¿sabeis que nuestro paro ha sobrepasado el 24% de la población activa?. Para mí, respondiendo a vuestra pregunta –seguía diciendo Marcos-, la solución de nuestros males actuales pasa por un acuerdo federativo con aquellos que nos han hecho históricamente grandes y que, cuando los hemos necesitado, se han movilizado para aportarnos alimentos y apoyo logístico. Para mí, España debiera – con la participación del conjunto de los países iberoamericanos - crear un gran mercado Latino-Americano, donde, además, no se le cierren las puertas a los Estados del Norte de América. Solo entonces, Europa vendría a llamar a nuestra puerta

 

 

Europa, ilusión y esperanza. Democracia y desarrollo

 

En ese preciso instante intervino Luís, recién llegado de Barcelona, donde estaba acabando sus estudios de Filosofía, y para quién la CEE era un elemento estabilizador de la vida política española :

--  Al margen del comportamiento individual de algunos de sus miembros en el pasado y de los aspectos aduaneros, económicos y fiscales que siempre aparecen en los titulares de la prensa, la CEE es un pilar geoestratégico que, aparte de traer el bienestar económico futuro de la población europea, sostiene la continuidad de nuestras democracias y, por lo tanto, la posibilidad de desarrollar nuestras vidas en un marco de libertades individuales y colectivas.

Asimismo - continuaba diciendo Luís - los aspectos sociales como la libre circulación de personas, es decir, circular por todos los países europeos en plena libertad e instalarse para vivir y trabajar en cualquiera de los países miembros, beneficiandonos de las mismas coberturas sociales y estructuras financieras, es algo a lo que los españoles debemos aspirar. Evidentemente –seguía diciendo Luís - sería mucho más fácil si todos tuviésemos una misma moneda, el mismo banco central y un solo gobierno federal, como en los EEUU, pero quizás, si empezamos por Europa, el modelo pueda extenderse hacia el otro lado del Charco, una vez haya demostrado su valía.

Por estas razones, Luís apoyaba la idea de una federación fuerte, de tipo económico y cultural, de los países de América Latina, como había señalado Marcos, pero sin abandonar la idea de integrar España en la CEE, de hecho le dijo a Marcos, mirándolo directamente a los ojos :

--  En dos años, contrariamente a lo que estabas diciendo hace unos minutos, estaremos dentro de la CEE, pues por si no os habiais enterado, en el año 1983, la CEE ha lanzado el « Paquete Mediterraneo », y ¿en que consiste ese paquete ?, en un conjunto de medidas para mejorar las estructuras agrarias y la productividad de las regiones del sur de Italia (Mezzogiorno) y del sud-este de Francia (Languedoc-Rousillon). Estas regiones se caracterizan por producir el mismo tipo de bienes que la « Huerta Valenciana y Murcia ». Es evidente, que este plan a 2/3 años vista, ha surgido en toda urgencia para preparar estas regiones a la entrada de España.

Si contais bien, decía Luís, como más tarde, en el 86, estamos dentro de la CEE. Y si esto sucede, podreis ir a vivir a Francia o a Italia o incluso a Alemania, tanto para estudiar como para trabajar. Seremos, de nuevo, ciudadanos europeos.

Se produjo un silencio, y continuó :

--  Lo único que me da miedo es que parece ser que una vez dentro, España no podrá firmar acuerdos bilaterales de comercio e inversiones con sus aliados naturales de Hispanoamérica, pues esta prerrogativa pertenece a la CEE por un Dictamen de 1976.

Por lo tanto, la creación de este acuerdo-zona Latinoamericana, o lo hacemos ahora, y rápidamente, o no lo haremos nunca, al menos, dentro de la CEE.

Y dirigiéndose a mí, me dijo :

--  Y tu, ten cuidado, pues con tus amistades ultra-pirenáicas ya te veo viviendo en Francia dentro de unos años . 

 

París, 2013. Crisis Europea - Crisis del Euro 

 

Mis recuerdos fueron violentamente arrancados de 1984 y aparcados en mi subconsciente, cuando una de mis alumnas, de la Escuela de Negocios donde estoy introduciendo mi nueva Certificación Internacional Alpha-Test, se sentó repentinamente en mi mesa señalando vehementemente con su índice un artículo marcado con un círculo en el períodico del día :

« La prima de riesgo de España se dispara. Francia entra en recesión. ¿Quién será el primero en caer? »

y un segundo artículo a pié de página con el título

« Los PIGS nos están hundiendo ».

Busqué su mirada y supe que debía concentrarme en dicho artículo.

Al leer por encima, en mi cerebro se fueron registrando las siguientes frases : * importante incremento de la Deuda española,…, * la difícil salida de la recesión,…, * los múltiples recortes sociales anunciados,…, * el incremento del paro hasta un 27% de la población activa y * las dificultades de las PYMES para acceder al crédito. Todo ello con el epígrafe final que decía : « sin que la Troika se decida a acelerar la Unión financiera, creando un verdadero Banco Central ».

(........... / ............. / ............. / ........... )

 

El camino recorrido

 

Durante unos minutos me quedé absorto pensando en aquellos días de mi vida universitaria (principios de la década de los 80), llenos de ilusión en una Europa que nos estaba abriendo los brazos, como una madre al hijo pródigo.

Según parece, habíamos hecho todo lo que estaba en nuestra mano para obtener una integración decente, habíamos modificado y adaptado nuestra legislación, actualizamos nuestras infraestructuras gracias, en gran parte, a los fondos del FEDER y hasta fuimos de los primeros en equilibrar nuestras cuentas para llegar a la convergencia que nos haría pasar a la moneda única : el Euro.

Desde nuestra integración hasta hoy, Europa había atravesado varias crisis y siempre había conseguido superarlas. El nivel de vida de los españoles se había mejorado substancialmente, vivíamos – como pedía Jarcha en el 78, en « libertad sin ira » - en paz y libertad, no obstante, en pocos años, todo el edificio social se había derrumbado, la estabilidad económica ya no es un axioma, el paro alcanza límites nunca alcanzados y la política, tanto local, nacional como comunitaria, no ofrece respuestas, o en todo caso, respuestas comprensibles y de efecto a corto plazo.

Mi alumna – que había venido de España para hacer un Master del que yo era profesor - me miraba perpleja, esperaba una respuesta de mi parte, pero no un simple análisis, pedía otra cosa, quería recuperar la ilusión en Europa, quería tener respuesta a todas la críticas que día a día caían sobre sus, hasta ahora, verdades inalienables.

No se conformaba con una explicación técnica o economicista, en realidad, me pedía que yo manifestase mi fe en Europa y sobre todo, que le transmitiese una misión - casi apostólica - de lucha por la defensa de los principios de la Unión Europea, en la que tantas esperanzas había depositado.

La verdad es que la situación global, la de su familia y la suya propia, la estaban conduciendo a una situación de esquizofrenia : Su padre acababa de perder el trabajo, generándole una dificultad suplementaria para el reembolso de la hipoteca, para colmo había solicitado un crédito para que su hija pudiese realizar el Master en París, y ésta, se había puesto a trabajar por las noches en un Pub, para pagarse el alojamiento. A su madre, funcionaria, le había rebajado el salario y sus dos hermanos aún no habían encontrado trabajo.

Su pregunta, que no se atrevía a formular, era sin embargo clara :

« ¿puedo seguir luchando por una idea que esta conduciendo a nuestros políticos a tomar las decisiones que generan este malestar y nos abocan a la pobreza y a una nueva forma de esclavitud ? »

Ante su mirada inquisidora y desesperada, empecé a balbucear una respuesta que aún no conocía, cuando fui salvado por el teléfono, era Luís, si, el Luís de mis recuerdos, el filósofo pro-europeo con el que mantuve aquella conversación en 1984 (hace 29 años), y que hace tan solo unos días, me había enviado el borrador de su nuevo libro: "La Rebelión de los PIGS", que trata sobre la situación de los países del sur frente a la crisis. (... /...)

 

La Rebelión del « sur » (Portugal, Italia, Grecia España, también llamados los PIGS)

 

La llamada de Luís, no era anodina. Después de comentar gratos recuerdos de nuestra juventud  (... / ... / ...) me preguntó qué me había parecido el borrador enviado unas semanas antes y al que había titulado « La rebeliónde los PIGS ». ( ... / ... / ...)

Al cortar la comunicación, miré a Amaya y le explique que un amigo de la infancia, indignado por todo lo que está pasando, me pedía ayuda para completar algunos aspectos económico-financieros del libro que está acabando de escribir : « La rebelión de los PIGS ».

--  ¿La rebelión de los PIGS ?, dijo Amaya.

--  Eso es Amaya, la rebelión de Portugal, Italia, Grecia, España, contra las exacciones sufridas estos últimos años, te explico : 

(.... / .... / .... / ....)

A la vista de estos tres principios comunitarios descritos y aún en vigor, los países de la U.E. y de la OCDE, debieran analizar los efectos de la proposición que estamos lanzando y que se verá multiplicada por el libro de mi amigo Luís « La Rebelión de los PIGS », libro en el que he podido disfrutar de momentos magistrales de la literatura epistolar, concretamente, la carta dirigida al Director del Financial Times. No debeis perderosla !

Respeto a la resolución del fondo de la cuestión, repito, si las obligaciones de Ratios de Solvencia, Fondos Propios y Liquidez de las Entidades de Crédito, se redujesen tan solo a la mitad (entre 4% y 5%), en las condiciones que he descrito, habría dinero más que suficiente para relanzar el crédito a las PYMES y a las familias. En consecuencia, antes de finales del 2013, estaríamos saliendo de la crisis.

Los efectos de no hacer nada, ya los estamos viendo : El Caos y la revuelta social que está naciendo en el corazón de todos los ciudadanos. Estamos llegando al punto de no retorno.

--  Amaya interrumpio mi monólogo diciendo, ¿no crees que estás siendo un poco catastrófico ?.

--  Querida Amaya, intento delimitar el decorado, pero tu sabes, por mis clases, que no puedo dejar de creer en una Europa unida, y espero que se haga lo necesario tanto desde la órbita pública como desde la privada.

( ... / ... / ... )  La indignación general y la de mi amigo Luís en particular, conduce hacia un camino plagado de trampas, que probablemente solo él será capaz de atravesar. Las palabras y fórmulas utilizadas al hablarme de la necesaria rebelión del « sur », de los « PIGS », están cargadas de sentimiento, de empatía y de sufrimiento.

Por eso creo que ya no es momento para tecnicismos, creo que debemos pasar a la acción, y que si todos hiciésemos como Luís y realizasemos nuestra rebelión personal, con libros, comics, prensa, pintura, escultura, fotografía, video, TV, webs, blogs, conferencias, programas informáticos, aplicaciones varias, reuniones multitudinarias, conciertos, …, etc., la crisis podría desaparecer a muy corto plazo.

--  Gracias amigos, por escucharme y compartir conmigo este Albariño. – Levanté aún más la copa, hacia el sur, en dirección a la lejana España y añadí - Gracias Luís por tu imprescindible aportación a este debate con « La Rebelión de los PIGS »!! 

 

José Francisco Rodríguez Queiruga

Economista

 

París, 31 de mayo de 2013

 

 

 

Ideas y extractos del libro "Francia, un modelo para Europa y una revolución permanente", publicado por EAE Ediciones y distribuido por MOREBOOKS y AMAZON. Autor :José Francisco Rodríguez Queiruga y epílogo del libro "La Rebeliónde los P.I.G.S.". Autor: Luís Gorrochategui Santos. 

http://www.amazon.com/Francia-modelo-Europa-revoluci%C3%B3n-permanente/dp/3659036153

Para obtener el libro  "La rebelión de los PIGS" hacer el pedido a Cette adresse e-mail est protégée contre les robots spammeurs. Vous devez activer le JavaScript pour la visualiser. o a Cette adresse e-mail est protégée contre les robots spammeurs. Vous devez activer le JavaScript pour la visualiser.