Information sectorielle (2)

 

CONVERSACIONES DE CRISIS EN EL CAFE FLORA

(PARIS- SAINT GERMAIN)

De sueño a pesadilla : Los PIGS se rebelan

 

París, 31 de mayo de 2013, 19h 30. Café de Flora (Saint Germain).

 

A veces, al abandonar el despacho, extenuado por las largas e intensas jornadas de trabajo que París exige a sus habitantes, me dejo caer en una de las cotizadas e inacesibles terrazas que adornan las aceras parisinas. Aunque « dejarse caer » es un eufemismo, la verdad es que me lanzo con vehemencia a la caza de un escueto espacio entre adoquines y transeuntes, luchando por hacer saber que ese es el mío, mi sitio. Pequeño paraíso de medio m² en el que, con suerte, podré disfrutar de la extremadamente cara y fresca « cerveza afterwork ».

Hoy, viernes 31 de mayo, es uno de esos días en los que la frustración de un contrato perdido queda compensada por la frescura del dorado cereal.

 

El Paro deja huella

 

Apaciguado por la bebida y con la invisibilidad que genera el ser parte del decorado, miro distante el trasiego de empleados, turistas, estudiantes y parados. Si, « parados », aquellos que parece que van a una eterna cita, y se siente en sus miradas que creen que todo el mundo les observa, a veces con gestos de piedad, otras con sarcasmo y otras, las más reales, con empatía. Sus ademanes los delatan, miran el reloj pero no lo leen, buscan la placa de una calle y aceleran el paso o frenan para sentarse en el Café cuando, bruscamente, una mano roza el monedero en su bolsillo al mismo tiempo que el teléfono escondido en su chaqueta suena, justificando « in extremis » un cambio de rumbo, una misión, una oportunidad, una evasión.

 

Mi cerveza se estaba volviendo amarga, cuando el camarero, engalanado con una brillante pajarita negra y un chaleco de cuadros coloreados, depositó en mi mesa un platito de aceitunas, y la cuenta.

 

Santiago de Compostela – España (1984): Ilusión y esperanza en la Unión Europea

 

Al observar el precio en euros de mi lujoso instante de relax parisino, mis recuerdos me trasladaron a 1984, año en que con ilusión me preparaba para terminar mis estudios de Ciencias Económicas en Santiago de Compostela.

Recordaba aquella mañana de primavera, bebiéndome un café en el Azul, a la entrada del Franco, y leyendo las cifras del paro, que acababa de superar el 24% de la población activa, mientras comentaba con mis compañeros de mesa si, para cambiar la actual tendencia, debíamos o no entrar en la Comunidad Económica Europea (CEE).

 

Recelos, miedo y decepción

 

Uno de ellos, Marcos –rebelde impenitente -, abogaba por un rechazo a la entrada de España en la CEE si, como decía él, las instancias comunitarias aceptasen la solicitud de integración realizada en su día por Adolfo Suarez. Solicitud, que previamente había realizado Franco, dos años después de la creación de la CEE en 1957, demanda a la que la « nomenclatura » europea no se había dignado ni a contestar. Entonces – continua Marcos - Franco ordenó crear un Comité de Estudio y Seguimiento de la legislación de la CEE, en 1962. Lo que ha hecho que la legislación española, aunque no nos lo quieran reconocer - volvía a insistir - esté suficientemente modernizada para adaptarse al régimen económico-fiscal y financiero de la CEE.

 

-      Si es así - preguntaba yo - ¿por qué no quieres que entremos en la CEE?.

Para Marcos, los países del norte de Europa nos miran con miedo, desconfianza y – insistió él -  desprecio. No sueñan como nosotros, no nos comprenden, y por si fuera poco, su unión, es puramente comercial y financiera, lo que se aleja de nuestra comprensión de la existencia, hecho que sin duda provocará múltiples tensiones en el futuro, pudiendo conducir hasta la destrucción de la CEE. El sueño del bienestar se convertirá en una crisis de pesadilla. En definitiva, para él, España podría ser el Caballo de Troyaque destruya la CEEy que no sobreviva a dicha destrucción, pues para muchos Europa ya comienza a ser la utopía de bienestar a la que nunca nos acomodaremos, y cuando esta utopía enferme, le echaremos las culpas de todos nuestros males.

Y nos decía a mi y a Luís :

Recordar que cuando finalizó la segunda Guerra Mundial, y se estableció el Plan Marshall, para la reconstrucción de Europa, los países que aspiraban a ser beneficiarios de dicho plan, debían pertenecer a la ONU y constituirse en asociación (Organización Europea para la Cooperación y el Desarrollo). Pero como España siempre tuvo votos europeos en contra de su pertenencia a la Sociedad de Naciones, no pudo entrar a formar parte de la OCDE en su momento y quedó excluída de los fondos Marshall, retrasándose de esta manera su recuperación en el período que ha seguido a las dos guerras.

Luís le interrumpió para preguntar :

-- ¿sabes que países votaron contra la incorporación de España ? .

-- Sé que uno de ellos fue Polonia, de los otros no tengo constancia documental, por lo que prefiero no citarlos, lo que si puedo deciros es que este primer golpe recibido en 1947/48 - años en los que, debido a malas cosechas y un deficitario sistema agro-industrial de post-guerra, la hambruna comenzaba a instalarse en España - se repetiría más tarde.

-- ¿No crees que personalizas demasiado unas circunstancias en las que, el que más y el que menos, estaba a verlas venir ?. Volvió a comentar Luís.

-- Así sería si la historia no fuese tan testaruda, y nos recordase constantemente, si no el porqué de las cosas, al menos el sufrimiento que causaron. No obstante en esta ocasión España fue salvada y por muy poco, por Argentina, Urugüay, Paragüay, Costa Rica y otros países americanos, cuya solidaridad salvó la vida de cientos de miles de españoles cuando Europa, vuelvo a insistir, nos cerraba las puertas.

Pocos años después (1953), otro país americano : los EEUU, firmaba un acuerdo de amistad con España, y fue este tratado, muchas veces criticado por su contenido pero casi nunca analizado desde una óptica estratégica y geopolítica, el que forzó a los países europeos a abrir sus fronteras a España, para evitar que nuestro mercado, en el fondo jugoso para los intereses del capital europeo, se lo englutiese en exclusividad el « Tío Sam ». 

Al ver nuestras caras de interrogación y de diplomático silencio, Marcos continuó su demostración diciendo, esta vez con mayor énfasis :

-- Recordar, pues ya os lo he dicho, que nunca respondieron a nuestra demanda de adhesion realizada en 1959.

Recordar que a la muerte de Franco, nadie daba un duro por España.

Recordar que en 1979, un año después de haber aprobado unánimemente la nueva constitución, que nos convertía en una Monarquía Parlamentaria, nuestra demanda de adhesión fue respondida únicamente por un acuerdo preferencial arancelario.

Recordar que cuando hubo el intento de Golpe de Estado, los países Europeos, nos observaban como a monos enjaulados sin créer, ni un solo instante, que podríamos recuperar la situación.

Recordar que solo después de encauzada dicha situación, en gran parte gracias al Rey D. Juan Carlos, Rey que todos los españoles votaron al votar la Constitución, Carta Magna que éste juró defender, y que con toda legitimidad hizo el 23 de febrero, recordar, repito, que solo después de estos hechos, la prensa europea, empezo a dejar de decir que nuestro rey era un heredero de la Dictadura, para reconocer su legitimidad democrática .

 

Un Gran Mercado Económico y Cultural Latino-Americano

 

Al acabar de decir estas últimas palabras, se quedó sin fuelle, lo que aprovechamos, Luís y yo, para pedir un nuevo café, mientras le preguntábamos si tenía alguna proposición realizable.

Marcos se levantó de su silla y con un gesto teatral nos preguntó :

--  y vosotros, ¿teneis alguna idea ?, ¿sabeis que aún no hay noticias de la nueva solicitud española ? ¿sabeis que nuestro paro ha sobrepasado el 24% de la población activa?. Para mí, respondiendo a vuestra pregunta –seguía diciendo Marcos-, la solución de nuestros males actuales pasa por un acuerdo federativo con aquellos que nos han hecho históricamente grandes y que, cuando los hemos necesitado, se han movilizado para aportarnos alimentos y apoyo logístico. Para mí, España debiera – con la participación del conjunto de los países iberoamericanos - crear un gran mercado Latino-Americano, donde, además, no se le cierren las puertas a los Estados del Norte de América. Solo entonces, Europa vendría a llamar a nuestra puerta

 

 

Europa, ilusión y esperanza. Democracia y desarrollo

 

En ese preciso instante intervino Luís, recién llegado de Barcelona, donde estaba acabando sus estudios de Filosofía, y para quién la CEE era un elemento estabilizador de la vida política española :

--  Al margen del comportamiento individual de algunos de sus miembros en el pasado y de los aspectos aduaneros, económicos y fiscales que siempre aparecen en los titulares de la prensa, la CEE es un pilar geoestratégico que, aparte de traer el bienestar económico futuro de la población europea, sostiene la continuidad de nuestras democracias y, por lo tanto, la posibilidad de desarrollar nuestras vidas en un marco de libertades individuales y colectivas.

Asimismo - continuaba diciendo Luís - los aspectos sociales como la libre circulación de personas, es decir, circular por todos los países europeos en plena libertad e instalarse para vivir y trabajar en cualquiera de los países miembros, beneficiandonos de las mismas coberturas sociales y estructuras financieras, es algo a lo que los españoles debemos aspirar. Evidentemente –seguía diciendo Luís - sería mucho más fácil si todos tuviésemos una misma moneda, el mismo banco central y un solo gobierno federal, como en los EEUU, pero quizás, si empezamos por Europa, el modelo pueda extenderse hacia el otro lado del Charco, una vez haya demostrado su valía.

Por estas razones, Luís apoyaba la idea de una federación fuerte, de tipo económico y cultural, de los países de América Latina, como había señalado Marcos, pero sin abandonar la idea de integrar España en la CEE, de hecho le dijo a Marcos, mirándolo directamente a los ojos :

--  En dos años, contrariamente a lo que estabas diciendo hace unos minutos, estaremos dentro de la CEE, pues por si no os habiais enterado, en el año 1983, la CEE ha lanzado el « Paquete Mediterraneo », y ¿en que consiste ese paquete ?, en un conjunto de medidas para mejorar las estructuras agrarias y la productividad de las regiones del sur de Italia (Mezzogiorno) y del sud-este de Francia (Languedoc-Rousillon). Estas regiones se caracterizan por producir el mismo tipo de bienes que la « Huerta Valenciana y Murcia ». Es evidente, que este plan a 2/3 años vista, ha surgido en toda urgencia para preparar estas regiones a la entrada de España.

Si contais bien, decía Luís, como más tarde, en el 86, estamos dentro de la CEE. Y si esto sucede, podreis ir a vivir a Francia o a Italia o incluso a Alemania, tanto para estudiar como para trabajar. Seremos, de nuevo, ciudadanos europeos.

Se produjo un silencio, y continuó :

--  Lo único que me da miedo es que parece ser que una vez dentro, España no podrá firmar acuerdos bilaterales de comercio e inversiones con sus aliados naturales de Hispanoamérica, pues esta prerrogativa pertenece a la CEE por un Dictamen de 1976.

Por lo tanto, la creación de este acuerdo-zona Latinoamericana, o lo hacemos ahora, y rápidamente, o no lo haremos nunca, al menos, dentro de la CEE.

Y dirigiéndose a mí, me dijo :

--  Y tu, ten cuidado, pues con tus amistades ultra-pirenáicas ya te veo viviendo en Francia dentro de unos años . 

 

París, 2013. Crisis Europea - Crisis del Euro 

 

Mis recuerdos fueron violentamente arrancados de 1984 y aparcados en mi subconsciente, cuando una de mis alumnas, de la Escuela de Negocios donde estoy introduciendo mi nueva Certificación Internacional Alpha-Test, se sentó repentinamente en mi mesa señalando vehementemente con su índice un artículo marcado con un círculo en el períodico del día :

« La prima de riesgo de España se dispara. Francia entra en recesión. ¿Quién será el primero en caer? »

y un segundo artículo a pié de página con el título

« Los PIGS nos están hundiendo ».

Busqué su mirada y supe que debía concentrarme en dicho artículo.

Al leer por encima, en mi cerebro se fueron registrando las siguientes frases : * importante incremento de la Deuda española,…, * la difícil salida de la recesión,…, * los múltiples recortes sociales anunciados,…, * el incremento del paro hasta un 27% de la población activa y * las dificultades de las PYMES para acceder al crédito. Todo ello con el epígrafe final que decía : « sin que la Troika se decida a acelerar la Unión financiera, creando un verdadero Banco Central ».

Aunque mi espíritu ya se había vuelto a instalar en la terraza del conocido barrio de Saint Germain, la conversación mantenida con Marcos y Luís en 1984  se me hizo presente como un mareo repentino, con repeticiones de los temas en aquel momento tratados. También sentí como se instalaba en mi una profunda amargura.

 

El camino recorrido

 

Durante unos minutos me quedé absorto pensando en aquellos días de mi vida universitaria (principios de la década de los 80), llenos de ilusión en una Europa que nos estaba abriendo los brazos, como una madre al hijo pródigo.

Según parece, habíamos hecho todo lo que estaba en nuestra mano para obtener una integración decente, habíamos modificado y adaptado nuestra legislación, actualizamos nuestras infraestructuras gracias, en gran parte, a los fondos del FEDER y hasta fuimos de los primeros en equilibrar nuestras cuentas para llegar a la convergencia que nos haría pasar a la moneda única : el Euro.

Desde nuestra integración hasta hoy, Europa había atravesado varias crisis y siempre había conseguido superarlas. El nivel de vida de los españoles se había mejorado substancialmente, vivíamos – como pedía Jarcha en el 78, en « libertad sin ira » - en paz y libertad, no obstante, en pocos años, todo el edificio social se había derrumbado, la estabilidad económica ya no es un axioma, el paro alcanza límites nunca alcanzados y la política, tanto local, nacional como comunitaria, no ofrece respuestas, o en todo caso, respuestas comprensibles y de efecto a corto plazo.

Mi alumna – que había venido de España para hacer un Master del que yo era profesor - me miraba perpleja, esperaba una respuesta de mi parte, pero no un simple análisis, pedía otra cosa, quería recuperar la ilusión en Europa, quería tener respuesta a todas la críticas que día a día caían sobre sus, hasta ahora, verdades inalienables.

No se conformaba con una explicación técnica o economicista, en realidad, me pedía que yo manifestase mi fe en Europa y sobre todo, que le transmitiese una misión - casi apostólica - de lucha por la defensa de los principios de la Unión Europea, en la que tantas esperanzas había depositado.

La verdad es que la situación global, la de su familia y la suya propia, la estaban conduciendo a una situación de esquizofrenia : Su padre acababa de perder el trabajo, generándole una dificultad suplementaria para el reembolso de la hipoteca, para colmo había solicitado un crédito para que su hija pudiese realizar el Master en París, y ésta, se había puesto a trabajar por las noches en un Pub, para pagarse el alojamiento. A su madre, funcionaria, le había rebajado el salario y sus dos hermanos aún no habían encontrado trabajo.

Su pregunta, que no se atrevía a formular, era sin embargo clara :

« ¿puedo seguir luchando por una idea que esta conduciendo a nuestros políticos a tomar las decisiones que generan este malestar y nos abocan a la pobreza y a una nueva forma de esclavitud ? »

Ante su mirada inquisidora y desesperada, empecé a balbucear una respuesta que aún no conocía, cuando fui salvado por el teléfono, era Luís, si, el Luís de mis recuerdos, el filósofo pro-europeo con el que mantuve aquella conversación en 1984 (hace 29 años), y que hace tan solo unos días, me había enviado el borrador de su nuevo libro, que trata sobre la situación de los países del sur frente a la crisis, para que lo analice desde un punto de vista técnico y le escriba el epílogo. A pesar de ello, no deja de sorprenderme el hecho de recordar la conversación mantenida con él en 1984 y su oportuna llamada que me permite responder a las preguntas de mi alumna, Amaya, y a la mala fe de los artículos leidos en el periódico.

 

La Rebelión del « sur » (Portugal, Italia, Grecia España, también llamados los PIGS)

 

La llamada de Luís, no era anodina. Después de comentar gratos recuerdos de nuestra juventud me informó sobre el éxito que estaban teniendo los dos libros que había escrito en los últimos 14 años : « La Guerra de la Sirena » y « Contraarmada », libros para cuya conclusión tuvo que superar inimaginables barreras, derivadas del hecho de que sus investigaciones iban contra las verdades comunmente admitidas por la historia oficial, muy a menudo apoyada – aunque de manera inconsciente - en lo que vulgarmente se conoce como « La Leyenda negra », motivo por el cual Luís tuvo que viajar, abrir puertas, forzar candados, saltar tapias – como Don Juan buscando a Dña. Inés - y, a veces, hacerse invisible, para sobrevivir física e intelectualmente en un ambiente hostil, para el cual, los trabajos de investigación desarrollados por Luís representaban la Caja de Pándora de la ciencia histórica.

Dicho ésto, me preguntó qué me había parecido el borrador enviado unas semanas antes y al que había titulado « La rebelión de los PIGS », obra que se desarrolla en un campo árido, como es el de la economía, la política y la finanza, en lo que éstas tienen más de prosáico, es decir los motivos y las consecuencias de la actual crisis europea vistas desde el sur, de ahí el título, no obstante, como ha hecho en sus otros dos libros, concede a España la fuerza épica de federar a los indignados, de luchar y de vencer a los elementos, que en este caso no son simples tormentas, ni aspas de molino.

Además, consciente de la imposibilidad de ser totalmente objetivo en los análisis, ha preferido adoptar una perspectiva completamente subjetiva, lo que es totalmente posible, dando a su investigación y a sus proposiciones más autenticidad, manifestando de nuevo un enorme valor, pues, a pesar de la crítica acerada con la que escruta la realidad financiera europea, sigue buscando una solución pro-europea que se encuentra en los orígenes de la fundación de la Unión Europea.

 

La indignación

 

Al cortar la comunicación, miré a Amaya y le explique que un amigo de la infancia, indignado por todo lo que está pasando, me pedía ayuda para completar algunos aspectos económico-financieros del libro que está acabando de escribir : « La rebelión de los PIGS ».

--  ¿La rebelión de los PIGS ?, dijo Amaya.

--  Eso es Amaya, la rebelión de Portugal, Italia, Grecia, España, contra las exacciones sufridas estos últimos años, te explico : Las investigaciones que estuvo realizando mi amigo le han llevado por diferentes derroteros y en ocasiones le han producido una profunda indignación, motivada por la falta de representatividad de nuestros políticos, que con su ausencia en la toma de decisiones financieras de ámbito internacional - decisiones que nos afectan profundamente - quitan a la democracia que sentimos, toda su legitimidad, pues facilitan la deriva de las instituciones y el abuso compulsivo e impune de los expoliadores. Pero luís – le dije en un tono más elevado a Amaya - no se conforma con estar indignado en solitario, quiere gritar su indignación y no quiere hacerlo solo, no quiere gritar en el desierto, quiere que su voz se oiga allí donde hace falta, que sus sentimientos se transmitan, con las palabras adecuadas, en los foros de pensamiento y de decisión pertinentes, por estas razones está elaborando este libro, y por estas razones sus textos llevan dos voces, dos perspectivas que permiten dibujar el escaparate y la trastienda de este absurdo momento de nuestra historia.

Por eso, Amaya, además del epílogo, he prometido enviarle,  algunos de mis análisis sobre la Unión Europea y la situación de crisis financiera que estamos viviendo. Observaciones que ya me has oído en clase, pero que te repetiré ahora para responder así a algunas de tus preguntas, si este es tu deseo.

Al decir esta última palabra, apoyé de un golpe seco mi puño sobre la exigüa mesa, con tan mala suerte que éste cayó sobre el borde del plato de aceitunas, catapultando una de ellas al vaso de Ricard de nuestro vecino de mesa.

Rojo como un tomate por lo que acababa de suceder, levanté el brazo para solicitar al camarero una servilleta y un nuevo Ricard para mi sufrido vecino, quién agarrando mi brazo me dijo, en un perfecto español :

--  No se preocupe, ésto puede pasarle a cualquiera.

Constatando mi perplejidad, añadió :

--  Philippe, me llamo Philippe, e imagino, pues he engordado un poco y perdido el poco pelo que me quedaba, que no me reconozca o no se acuerde de mi.

Ante mi azorado silencio, continuó :

--  Le he escuchado cuando hablaba por teléfono con su amigo Luís, y al comentar el éxito de la Guerra de la Sirena, me vino a la memoria la presentación que de dicho libro hizo Vd. en París en el 2001, durante un acto en el que se le entregaba el Premio Entidad española del Año a la Fundación Barrié-Banco Pastor, siendo los galardones entregados - el libro de su amigo Luís y una escultura taurina elaborada por un residente del Colegio de España – por la actriz y modelo Inés Sastre. 

--  Philippe, claro que me acuerdo – Exclamé divertido por la coincidencia.

--  Han pasado 12 años – dije – y aún se acuerda Vd. !

--  La verdad es que aquel acto quedó grabado en mi memoria y, he de confesarle que desde entonces he seguido su trayectoria con mucho interés. Perdone mi descaro pero he leido los artículos que le ha señalado su alumna, y, abusando de su confianza, si me lo permite, me gustaría preguntarle : 

Si España no hubiese adoptado el euro, y aún conservase la peseta, ¿podría superar esta crisis imprimiendo moneda ?, si así fuera, ¿podría salir del euro ahora ?

Después de unos segundos de reflexión, mirando a Amaya y a Philippe, contesté:

--  Una de las cosas que podemos constatar hoy, con el euro como moneda, es que la financiación de las PYMES, que son las que generan el empleo, está casi paralizada por la falta de liquidez de los bancos, y como éstos tienen que satisfacer las emisiones de Deuda del Estado y reembolsar su propio rescate, salvaguardando un altísimo nivel de Fondos Propios y de Solvencia [Normas de Basilea II y III], se ven obligados a reducir o a anular los préstamos de tesorería de las PYMES, incrementando la morosidad, las suspensiones de pagos y el desempleo. Estos factores – como podeis comprender - reducen el consumo y, por lo tanto, la recaudación fiscal por IVA, agravando el problema de la deuda del Estado.

 --  ¿Cuál es la relación entre esta situación y el hecho de tener euros, pesetas o francos ? , dijo Philippe.

 --  Como podemos observar, y con ello respondo a tu pregunta, hoy por hoy, y desde Europa, no podemos imprimir Euros o decidir unilateralmente que hay que imprimir más Euros en función de nuestras necesidades, pues no son las mismas que las de Alemania, Luxemburgo u Holanda, por poner algunos ejemplos, es decir, no podemos aumentar la liquidez del sistema financiero cuando lo consideremos necesario sin la aprobación de aquellos que tienen intereses contrapuestos, y esta imposibilidad de decidir está generando falta de dinero y obligándonos a reducir los créditos,o dicho de otra manera, obligándonos a paralizar la actividad productiva y comercial y por lo tanto, a cerrar empresas.

--  ¿Y si aún estuviésemos con las pesetas ?, intervino Amaya.

 --  Si aún estuviésemos con la peseta, nuestro Banco Central podría emitir pesetas para aumentar la liquidez del sistema y aumentar la capacidad de crédito. Ahora bien, al actuar así, también estaríamos generando inflación y ello tendría como consecuencia que al perder valor la peseta, las importaciones  se volverían mucho más caras.

--  ¿Qué impacto tendría y qué se podría hacer en ese caso ?, continuó mi alumna.

--  Habría que buscar la manera de condicionar una restricción del consumo de productos de importación sin crear problemas de producción internos, lo que podría hacerse vía impuestos indirectos, y aquí puedo poner el ejemplo de lo sucedido en Francia en 1978, año en que el gobierno francés, debido a sucesivas caídas del franco, necesitaba frenar el consumo de productos de importación, atacándose a una importante partida de su Balanza Comercial : Los vehículos de motor. Para cumplir este objetivo de frenar la importación de vehículos extranjeros, había incrementado de manera exponencial e indistintamente aplicable a vehículos extranjeros y nacionales, el impuesto de circulación, dicho aumento se producía a partir de una cierta potencia del motor de los vehículos. Como la tasa se aplicaba tanto a vehículos extranjeros como nacionales, no era, en principio, discriminatoria, lo que si acabó declarándose discriminatorio fue el hecho de que los coches cuya potencia en caballos fiscales era tan grande que les hacía entrar en la curba de subida exponencial de la tasa, fueran, en su gran mayoría, extranjeros (Sentencia Dassonville).

Aproveché el silencio y la atención de mis contertulios para acabar :

--   Este ejemplo no es un caso aislado, hay cientos de sentencias sobre repetidos intentos de proteccionismo discriminatorio. Como podeis comprender, si saliésemos del euro y además, de la U.E., tendríamos que volver a un régimen aduanero nacional y un cambio de política fiscal. La transición podría ser caótica y haría falta – para compensar el desorden - un cambio de tendencia en la demanda externa de nuestros productos, salir del euro solamente, no cambiaría nuestra política arancelaria, pero podría aumentar nuestra competitividad externa. Lo que si es cierto es que, siendo España el 2° país del mundo por ingresos turísticos, una bajada del valor de nuestra moneda, incrementaría el volumen de turistas en España y generaría una importante reserva de divisas, facilitando nuestra política de cambios.

En este momento intervino Philippe, diciendo :

--  Si he comprendido bien, la vuelta a la peseta o marcha atrás aunque es muy compleja, es posible ; sin embargo,¿no sería más conveniente ir hacia una unión financiera en la que el Banco Central de todos los europeos pueda emitir euros y generar liquidez y crédito en Europa ?, creo que esta opción, más serena, nos salvaría de la parálisis actual, ¿no está de acuerdo ?.

--  ¡Qué quiere que le diga, Philippe!. Estoy de acuerdo con lo que nos convenga más y cause menos estragos, es decir, que los costes de realización no sobrepasen a los beneficios que se pretenden alcanzar. En este sentido, la opción de un Banco Central unificado, es decir Federal, exigiría importantes cambios en el proceso de toma de decisiones, en la transparencia y en la homologación del poder político del Parlamento Europeo, previo estricto control o incluso eliminación de las agencias de lobbing. Por ejemplo, la fuerza del voto en el Consejo de la Unión Europea, está hoy en día determinada por el territorio representado y su población asociada, creando graves disfuncionamientos entre pequeños países y grandes países, mientras que en el P.E., el voto se realiza por pertenencia a un determinado grupo o ideología política, independientemente del país de pertenencia de los parlamentarios. Una democracia con sistemas asimétricos de voto basados en el modelo de la Unión Europea, saltaría probablemente en mil pedazos, atomizando los poderes regionales y creando una míriada de pequeñas repúblicas, lo que en otra época llamábamos « balcanización ». Ahora bien, si el pueblo adquiriese conciencia de esta situación, debiera obligar a sus políticos a sentarse en la mesa de negociaciones y asegurarse del proceso dando un mayor poder al P.E., que – no lo olvidemos - es elegido al sufragio universal directo ».

 --  Aunque su respuesta es muy política y no responde a todas mis preguntas, creo ver por donde va - dijo Philippe -, no obstante, la crisis no se resolverá por un cambio en la toma política de decisiones. Hay elementos objetivos, y de todo el mundo conocidos, que fueron desencadenantes de la crisis. Como vd. sabe, en 2007, salta a la palestra la crisis inmobiliaria-financiera que ha derivado en la actual crisis de deuda y del euro,¿cómo se fragua esta historia de política, banca, crédito, piedra y corrupción ? »

--  Como este tema ha sido ampliamente tratado en la prensa escrita y audiovisual, os daré solo una de las versiones de lo que pasó, que creo que Luís trata más ampliamente en su libro, aunque simplificando mucho, dice lo siguiente :

El sector financiero, en aplicación del modelo de Banca Universal, cuando se empezaron a ver los efectos de la crisis del ladrillo, siguió ofreciendo créditos hipotecarios, y para ello fue modificando los mecanismos de crédito y transformando hipotecas dudosas en fondos de renta variable, distribuidos por el resto del mundo con el aval y renombre de grandes bancos y Agencias de Calificación financiera. 

--  De acuerdo, dijo Philippe, los bancos transformaban los créditos de dudoso cobro en fondos de renta variable, fáciles de vender, y eso podían hacerlo por su renombre y por que dichos bancos tenían las garantías de los depósitos de sus ahorradores, supongo.Pero ¿Qué hacían estos banqueros con los ahorros de sus clientes ?. 

 --  Los fondos de renta variable fueron creados con los activos retirados a los malos pagadores (en su mayor parte viviendas), pero que desgraciadamente, en muchos casos, eran inmobilizado no divisible, y habían perdido una parte de su valor de transacción. Dichos activos fueron mezclados con divisas y acciones sensibles, estéticamente empaquetados y vendidos en Europa, Japón, Oriente Medio, China y otras zonas del Mundo, a cambio de dinero contante y sonante.

Asimismo, para pagar los intereses aferentes a dichos productos financieros, utilizaban una parte de los depósitos de los ahorradores y pedían a su vez dinero prestado a otros bancos de otros países.

Estas operaciones son arriesgadas, no obstante, en el caso de EEUU, este « modus operandi », que consiste en vender, a buen precio y en el extranjero, sus residuos financieros tóxicos, ha permitido el mantenimiento de una gran liquidez en el sistema (el credito a sus PYMES sigue fluyendo sin problema). 

En este momento intervino Amaya :

--  Pero, eso que estás diciendo quiere decir que aquí, somos tontos, o que nuestras entidades financieras están compradas o corruptas y que, de todas maneras, nuestras autoridades monetarias no ejercen el control que debieran. Si lo piensas bien, aplicamos importantes aranceles a productos que vienen de países en desarrollo, tenemos incluso una legislación anti-dumping, que tasa a los productos que vienen de países donde se explota a la mano de obra joven o se subvenciona la producción, y sin embargo dejamos que nos vendan sus detritus los países más ricos, sin control, sin tasas y sin garantías. ¿Cómo es posible ?.

--  De manera inteligente. Las autoridades monetarias norteamericanas han alternado esta política con la emisión de moneda, y como los intereses pagados al extranjero por dichos productos son entregados en Dolares, cuando esta moneda fluctúa a la baja, el valor de los intereses pagados es menor, mientras que los emisores de productos financieros USA que venden dichos productos en el exterior ganan dinero, aunque sus productos no valgan nada, pues pagan sus créditos en el exterior con un dolar devaluado, mientras reciben el pago de sus paquetes en divisa extranjera. Por estas razones, gracias a este « modus operandi », los bancos de EEUU disponen de liquidez para mantener una política de crédito a las PYMES a bajo precio, lo que no conseguimos hacer en Europa.

Philippe intervino diciendo :

--  Lo que dice vd. es muy interesante y bien argumentado, ahora bien, si reflexionamos un poco, llegaríamos a la conclusión de que poder llevar a cabo esta política y con éxito, implica tener poder económico y poder político, pero por encima de todo, tener la libertad de disposición de su propia moneda y saber defender dicha libertad, que es la base de la riqueza de las naciones y origen de las sociedades democráticas. Por ello, continuando con mi razonamiento, es, por supuesto, criticable el comportamiento de Estados Unidos, pero, ¿no es más criticable la inacción manifiesta, o si quiere, la incompetencia demostrada por las élites y autoridades europeas en el tratamiento de esta cuestión ? En Europa, creo yo, podemos y debemos ir hacia ese modelo.

--  Yo no pretendo tener respuesta  a todas las preguntas que esta crisis está sucitando, no obstante mi análisis, en el que coincido fundamentalmente con « La rebelión de los PIGS », me conduce a establecer una relación directa entre la política de EEUU y la actual crisis europea. Por lo tanto, en base a lo constatado ¿qué podemos concluir ?

 

--  Le escuchamos !

 

--  Por un lado, podemos decir que EEUU no ha sufrido, de manera visible, la falta de liquidez, no obstante, su política, a medio plazo, ha dejado a Europa en dique seco, pues la banca europea, tenía y tiene mucho papel de EEUU inconvertible en liquidez.

 

Por otro lado, a la política monetaria de EEUU, debemos añadirle que la legislación bancaria derivada de Basilea II y III ha incrementado los coeficientes de Fondos Propios y de Solvencia, en principio, como es lógico y legítimo, para incrementar la seguridad del sistema, pero en realidad, limitando la disponibilidad de crédito y ahogando nuestro crecimiento.

Además, también ha modificado los criterios que atribuyen mayor o menor riesgo a sus activos. Por ejemplo, la financiación de una operación de adquisición de empresa, debe hacerse solo con fondos propios del banco, mientras que la financiación de deuda soberana se puede hacer solo con fondos de los depósitos de ahorro, sin tocar los fondos propios.

Amaya y Philippe tenían los ojos abiertos como platos. Continué :

-- Queda claro que esta modificación de criterios está limitando la disponibilidad de crédito para operaciones productivas y desviando el poco dinero disponible hacia la cobertura de deudas soberanas.

Por último, para especular con créditos externos, como hace EEUU, en Europa aún no podemos contar con la operativa de la FED de EEUU, es decir, no podemos presionar a nuestros respectivos bancos centrales para emitir nuevos euros, pues no están autorizados.

La consecuencia directa de lo que he argumentado, como habeis podido comprender, es el aumento exponencial del endeudamiento y la pauperización o empobrecimiento extremo de nuestra población. 

Amaya estaba enrojeciendo y la sentía a punto de estallar, cuando Philippe, intervino de nuevo :

--  Yo se que vd. habla muy a menudo, pensando en España, y comprendo su sentimiento, aunque en Francia la situación no es muy diferente. Además, a esta catastrófica situación global se añade la vivida día a día en cada país europeo y que afecta al peso de la Deuda, pues, por ejemplo, la determinación de los activos de riesgo se establece por comités sobre los que solo pueden hacer presión las grandes potencias económicas de la U.E., y cuya consecuencia más directa la vemos cada día en la prima de riesgo.

Los continuos artículos de prensa insistiendo sobre los pies de barro de la economía española, las degradaciones a las que las Agencias de calificación someten al país, aumentan considerablemente la prima de riesgo que paga España, frente a, por ejemplo, Alemania y que hace la financiación de su deuda 5 veces más cara, haciéndo pasar al país, en tan solo tres años, de 66% de Deuda Pública a 90%, dicho de otra manera, empobreciendo las vidas de los españoles y las de sus hijos.

Philippe, implacable, prosiguió :

-- Además, el valor de los patrimonios inmobiliarios adquiridos a crédito, está cayendo estrepitosamente, mientras seguimos pagándolos en base al valor de compra, por lo que cada día que pagamos 1 € de interés, éste se dirige en gran parte a los bolsillos de la especulación internacional, sabiendo que el día que hayamos acabado de pagar el crédito, el valor principal de nuestra vivienda, puede que valga la mitad de lo pagado.

En ese momento a Amaya, le saltaron las lágrimas, pensando en la situación de su familia, por lo que intervine rápidamente, solicitando un refresco para ella y otro Ricard para Philippe, no obstante tuvo la fuerza moral para preguntarme :

--  ¿Qué sentido tiene lo que está pasando y a quién está beneficiando ? ¿Estamos perdiendo nuestro patrimonio debido a las normas contables financieras establecidas en Basilea y a la especulación internacional ? 

--  Desgraciadamente – hablé muy despacio - en tu pregunta va implícita la respuesta, lo cierto es que al obligar a los países del sur a acometer reformas y recortes que, sin disponibilidad de crédito, lo llevan inevitablemente a la recesión (caso de España y ahora también de Francia), y al obligarlo al tiempo a dedicar una parte significativa de sus menguados recursos a pagar la famosa prima de riesgo, se lo pauperiza.

Con esto – como bien denuncia Luís – « se prepara y abarata una penetración comercial que permitirá a ciertas corporaciones del norte comprar empresas, estratégicas y no estratégicas, a precio de saldo, como a precio de saldo podrán disponer de aquello que se les antoje », cosa que ya están haciendo, con la connivencia de nuestras autoridades, que justifican su abandono por una permptoria necesidad de capital.

En este sentido, es interesante señalar que uno de los factores que añade gravedad a esta situación de crisis que estamos viviendo en Europa, y más particularmente en Italia, España, Portugal, Grecia, Chipre, Irlanda, Eslovenia y Francia, se manifiesta en el hecho de que algunos grupos de inversión están aprovechando estas circunstancias para obtener el control de algunas joyas empresariales y estratégicas de los países supuestamente en dificultad.

En Francia, y aquí me dirijo a Philippe, esta situación se puede producir, pero es poco probable, pues ya hubo antecedentes que han dejado un sabor amargo en la sociedad francesa, y ello ha conducido a los respectivos gobiernos a tomar participaciones en las empresas prioritarias o sensibles, de tal manera que no se pueda perder el control de las mismas.

En lo que se refiere a España, Amaya, el riesgo de pérdida o de dispersión del poder de control de muchas de nuestras grandes corporaciones, es una realidad. Pongamos como ejemplo AENA (Gestión de Aeropuertos). El peligro de que esta sociedad caiga en manos extranjeras es real y consecuencia directa de su abultado déficit acumulado, que ha sido provocado por inversiones realizadas estos últimos años en infraestructuras “multimillonarias” (13.000 millones de Euros).

Como consecuencia de estas operaciones, AENA, por primera vez en su historia, se encontró sin dinero para pagar a sus acreedores extranjeros, circunstancia  que abrió la posibilidad de que la banca extranjera ejerciese su derecho de embargo sobre nuestra red de Aeropuertos.

--  Pero ¿qué ha pasado? - balbuceó Amaya.

--  Del montante global de la Deuda, 9.000 millones fueron financiados por bancos españoles y 3.000 millones, por bancos extranjeros; ahora bien, en la situación actual de escasez monetaria – como ya hemos hablado -, los bancos españoles, con el fin de mantener su liquidez, están emitiendo obligaciones y paquetes de deuda que venden en el mercado internacional, así como deshaciéndose de sus participaciones industriales, para aumentar sus fondos propios, mientras compran Deuda del Estado con los depósitos de los ahorradores, reduciendo su disponibilidad de crédito.

Teniendo en cuenta que la red de aeropuertos de un país turístico como España (2° país del mundo por ingresos derivados del turismo) es un negocio apetitoso, ciertas corporaciones de EEUU y de Reino Unido han iniciado, como era de esperar, acciones para asumir la deuda de AENA, posicionándose como negociadoras con los bancos con capacidad de ejercer el derecho de embargo.

El riesgo de que efectivamente perdamos la gestiónde nuestra red de aeropuertos, es real.

Noté preocupación en los ojos de Amaya, pero continué :

-- Vuelvo a insistir, el riesgo de pérdida de control de las principales empresas del Reino se hace cada vez más patente, solo hay que ver la dramática situación en que se encuentra actualmente PESCANOVA, y que no se debe exclusivamente auna malagestión de su Consejo de Dirección (al margen de las actividades obscuras y reprensibles de su presidente), pues PESCANOVA, en su momento, empresa faro de Galicia y de España, llevaba años registrando tasas de crecimiento importantes, así como teniendo beneficios y ampliando su parte de mercado. No obstante, esta política de crecimiento externo ha requerido importantes masas de capital que tuvieron que pedirse prestadas al sistema financiero, circunstancias que hoy la enfrentan a una dificilísima situación de falta de tesorería y a una importante restricción del crédito que la conduce inexorablemente a la Suspensión de Pagos. La falta de crédito fue provocada, entre otras cosas, por la repentina transformación de las Cajas de Ahorros en Bancos, transformación que las ha obligado a incrementar los coeficientes de fondos propios, solvencia y liquidez y, por lo tanto, a reducir el crédito y a deshacerse de sus participaciones industriales, para obtener fondos que mejoren sus coeficientes y así poder cumplir con la normativa de Basilea II y III. Si hacemos un recuento, veremos que algunas de nuestras grandes empresas ya han sucumbido, como CEPSA, y otras se han salvado por los pelos, como TELEFONICA, a quién, AT&T había lanzado una OPA agresiva, que fue bloqueada in-extremis por el Gobierno, en un momento de lucidez. ¿Quién se postulará ahora para comprar PESCANOVA ?.

--  ¿Cómo se puede explicar esta situación, aparentemente absurda ?, insistió Amaya.

--  El asunto es complejo, pues a la búsqueda de optimización de la gestión financiera se sumaron inimaginables conflictos políticos derivados de los poderes regionales, para los cuales las Cajas se habían convertido en instrumentos del poder, lo que no anula, en absoluto, el importante servicio ofrecido por las Cajas de Ahorros a la comunidad, y que explica que su estatuto sea hoy en día reanalizado, en una órbita de competencia estatal. Respecto a lo que yo sé, y de manera muy resumida, la ausencia de financiación de nuestra economía y particularmente de la Construcción, la paralización de la obra social y la pérdida de nuestro patrimonio empresarial, están produciéndose, en parte, por los hechos que paso a explicar :

En primer lugar, por la bancarización de las Cajas de Ahorros. No olvidemos que las Cajas son organismos financieros caracterizados, hasta ahora, por detentar el 55% de los depósitos de ahorro de los españoles, por su política de participaciones industriales, por su política de financiación amplia del crédito hipotecario entre las clases populares y por la reinversión de sus beneficios en obra social, cultural y educativa.

En segundo lugar, por la puesta en aplicación progresiva de las nuevas normas de Basilea sobre coeficientes de solvencia, liquidez y fondos propios de las entidades bancarias, es decir, que ahora que las Cajas son Bancos, están sujetas a esta normativa internacional obligándolas a cambiar su modelo de gestión, sus decisiones estratégicas y el trato a sus principales clientes, engendrando un nuevo riesgo sistémico.

Por ejemplo, en función de los criterios establecidos en Basilea, las entidades bancarias pueden – como ya os he dicho antes -  invertir en Deuda Pública con plena seguridad y sin embargo no en participaciones industriales, pues el importe de éstas se retiraría integramente de los fondos propios, reduciendo los coeficientes legales y poniendo a la Caja/Banco en dificultades.

Tomé aliento, y proseguí :

No pasa un solo día sin que la prensa anuncie las dificultades monetarias de nuestros bancos y, sobre todo de nuestras nuevas Cajas/Bancos, las cuales para sobrevivir, con las nuevas exigencias europeas de capitalización o fondos propios, han tenido que vender las acciones detentadas en grandes y pequeñas empresas, reducir ostensiblemente los préstamos de vivienda y abandonar practicamente toda la obra social. Muchas de ellas, no han conseguido llevar a cabo esta transformación y han sido nacionalizadas, lo que, evidentemente, supuso un incremento de los gastos presupuestarios, en gran parte soportados por los contribuyentes. Para mi, los gastos de esta optimización financiera han sido muy superiores a los beneficios, por lo que considero que esta legislación europea ha estandarizado y empobrecido nuestro sistema financiero, haciendo perder independencia a nuestra economía, lo que saca legitimidad a esta transformación de fondo de nuestro sistema crediticio, cuyos efectos más visibles son : la pauperización de la población y la expoliación de nuestro patrimonio empresarial.

--  Pero ¿cuáles son las verdaderas razones?,inquirió Philippe, ante el evidente abatimiento de Amaya.

--  Como ya os he dicho antes, desde un punto de vista técnico los coeficientes de Fondos Propios garantizados que debe tener un banco se establecen con ponderaciones que benefician o perjudican a ciertos activos y operaciones, es decir, que según Basilea, la inversión de los bancos en Deuda Pública no está penalizada, o dicho de otra manera, consume el 0% de Fondos Propios, es decir que pueden comprar Deuda del Estado utilizando solo los depósitos de sus ahorradores, sin tocar a sus capitales propios, lo que, en ocasiones conduce al abuso y a la especulación, como a menudo ha sucedido con la Deuda Griega.

Sin embargo, cuando ofrecen un crédito hipotecario, consumen un 2,8% de Fondos propios, es decir que se les reduce su ratio de solvencia, disminuyendo sus disponibilidades de crédito, como por ejemplo, los créditos al consumo, que además consumen un 8% de Fondos Propios o los créditos a la inversión en Bolsa, que consumen entre el 8 y el 12% de los Fondos Propios del banco.

Pero lo que es peor aún es que las tomas de participaciones en otras sociedades, como puede ser participaciones industriales en Repsol, Indra, Gas Natural, Abertis o Iberia, etc, consumen el 100% de Fondos Propios, es decir, que adquirir otra sociedad o participaciones en la misma, no se puede hacer a crédito, solo se pueden utilizar Fondos Propios.

Amaya movió la cabeza de lado a lado, en un signo de fastidio y desaprobación.

--  En base a lo dicho, las Cajas de Ahorros al convertirse en Bancos del día a la noche, han tenido que buscar capital para tener un coeficiente de fondos propios a la altura de lo exigido por el Comité de Basilea  y para ello están obligadas a vender sus participaciones industriales, como os he dicho varias veces.

Desde mi punto de vista, la situación es muy grave, pues el problema que tenemos actualmente en España, es que los bancos no disponen de liquidez, para financiar dichas operaciones, pues una parte de sus depósitos están financiando la Deuda Soberana, artificialmente incrementada por la prima de riesgo, esta última derivada de las informaciones de las Agencias de Calificación y de la barrera puesta por algunos países del norte de Europa para que el BCE no pueda financiar con bajos tipos a los países del Sur, pues ello afectaría a la refinanciación de sus bancos, que actualmente se produce a un tipo de interés cercano a 0%.

--   ¡Dios mío ! – oí musitar a Amaya

--   Bancos que, eventualmente, podrían comprar las participaciones de importantes empresas españolas en venta, como por ejemplo INDRA, que garantiza la gestión de los aeropuertos germanos, y que para ellos, sería una excelente adquisición, como lo fue, en su época, la división y compra, por EON (Alemania), de una parte de los activos de ENDESA, que perdió así su liderazgo internacional en la generación de energía eólica. Siendo el caso alemán muy particular, pues sus bancos, que ahora pueden comprar nuestras empresas, fueron los que se beneficiaron del mayor rescate de la zona euro. Entre 2008 y 2012, dichos bancos recibieron 646.000 millones de euros de fondos públicos frente a los 246.000 millones que recibieron los españoles, además, las Cajas de Ahorros alemanas escapan a la supervisión bancaria impuesta por Europa a las Cajas de Ahorros españolas y que está condicionando su futuro y el de las empresas por ellas participadas.

Pues es evidente que esta exigencia o ponderación de los coeficientes está obligando a las Cajas españolas a vender sus participaciones en empresas como las que hemos señalado. Sin embargo, como decía antes, esta situación se agrava cuando sabemos que los principales competidores financieros de España en Alemania, Francia o Italia, no se verán forzados a deshacerse de estas participaciones, a pesar de tener unos índices altísimos de apalancamiento de sus Fondos Propios, debido al hecho de que muchas de sus grandes compañías, como hemos dicho antes,  son propiedad del Estado, y la financiación del Estado vía Deuda Pública consume el 0% de Fondos Propios.

En estos momentos intervino Philippe, diciendo :

--  Perdone que le interrumpa, pero si he comprendido bien lo que ha dicho, y que me parece gravísimo, estos dos fenómenos liados, es decir, la bancarización de las Cajas y la aplicación de Basilea II & III explican por si mismos, el por qué, el crédito a las PYMES es tan escaso y el por qué, los recortes en la inversión, ya sea pública o privada y los recortes en el crédito al consumo y al crédito hipotecario, están creando un clima de recesión que conduce inexorablemente a la pérdida de la independencia industrial de los países del « sur »¿es cierto ?, ¿he entendido bien ?.

 --  No se equivoca Philippe, ha entendido perfectamente, y lo que acabo de decir explica la importancia que reviste para mi este libro de mi amigo Luís, así como mi admiración por el valor que ha tenido al lanzarse en este torrente de variables económicas, jurídicas y políticas, que están determinando nuestro índice de pobreza y, lo que es peor, un posible futuro de esclavitud para nuestros hijos, que espero seamos capaces de evitar.

Por ello, y aquí manifiesto mi humilde opinión, lo primero que hay que intentar hacer es comprender y transmitir lo que está pasando, así como, conocer y hacer conocer los mecanismos de la toma de decisiones en Europa, con el fin de desarrollar una estrategia adecuada que globalmente permita corregir esta situación.

No obstante, en estos momentos hay urgencia, por lo que debiéramos comenzar por lanzar una campaña seria de información y de clarificación, de carácter nacional e internacional, ya sea por medio de escritos, entrevistas, conferencias, programas de TV, twitter, facebook, linkedin o manifestaciones populares de protesta.

--  ¡Totalmente de acuerdo ! – exclamó agitada Amaya.

--  Pero supongamos – añadió de nuevo Philippe – que los grandes sacrificios realizados estos dos últimos años, den sus frutos y que la prima de riesgo caiga de manera significativa en los próximos meses. En este caso, ¿no sería positivo que el Estado emitiese más Deuda Pública aprovechando la coyuntura, para acumular liquidez y acometer grandes trabajos que puedan relanzar la economía?.

--  Espero que nuestro Ministro de Economía no le oiga Philippe, pues, si esta estrategia se llevase a cabo, la primera consecuencia inmediata, sería un incremento, en términos absolutos, de la Deuda. Como el PIB, no crecerá especialmente en los próximos meses, el incremento en términos relativos, es decir, en % del PIB, también será significativo. ¿Cuál será la reacción de los mercados financieros frente al aumento de nuestra Deuda? la respuesta ya la conoceis, incrementarán la prima de riesgo en las próximas emisiones, poniendo al Estado en aprietos. Además, las emisiones de Deuda crecientes ya realizadas, sustraerán del mercado una parte importante de los escasos recursos disponibles para las PYMES, limitando la creación empresarial y frenando el crecimiento del PIB. En definitiva, según mi opinión, con una prima de riesgo débil, el Estado debería reducir, aún más, sus emisiones de Deuda. Esto generaría un mayor flujo de liquidez para las PYMES, mejoraría la situación del crédito y haría crecer el PIB, obteniéndose así una reducción del % de Deuda respecto al PIB, lo que haría bajar aún más la prima de riesgo.

--  Comprendo –dijo Philippe.

--  Para evitar que estas situaciones puedan producirse es fundamental que se cree un debate público sobre lo que está pasando. La « Rebelión de los PIGS » debe generar ese debate y provocar un importante impacto social. Insisto, la creación del debate, que en estos momentos no existe o no se hace público, es lo único que podrá provocar la inflexión de la curba de caída en la que estamos inmersos. Caída que sentimos pero que no vemos. Sentimos los efectos de lo que está pasando, pero no llegamos a ver con perspectiva, lo pequeños e indefensos que nos estamos volviendo, cuando, España al menos, tiene lo que los otros europeos no tienen, tiene Iberoamérica, que se posiciona como una zona económica mundial de primer orden y a la que podríamos indexarnos, como comenta insistentemente mi amigo Luís.

A medida que respondo a vuestras preguntas, tomo consciencia de la importancia de su trabajo, de sus investigaciones, de su voluntad firme para escribir y publicar este libro « La Rebelión de los PIGS », la rebelión delos países del sur. Asimismo, después de su publicación, o al mismo tiempo, para que lo sepáis, haré todo lo posible para que las tribunas de los principales periódicos relancen el debate sobre la crisis financiera, abordando todos los ángulos posibles, desde la simple micro-finanza hasta la geo-política.

--  ¡Muy bien ! – Amaya se hallaba presa de una exaltación creciente.

--  El objetivo consiste en intentar convencer a los responsables de la zona Euro de que no transijan en la aplicación de los principios de preferencia y solidaridad que se encuentran en los cimientos de la Unión Europea, de que negocien para que el BCE sea la autoridad exclusiva en la financiación de las Deudas de sus Estados asociados, lo que debiera evitar la especulación monetaria basada en las ponderaciones establecidas por Basilea III, acuerdos que debieran ser modificados sustancialmente y hechos públicos, para relanzar el crédito a las PYMES y al Consumo.

Por último,  sería necesario reforzar la capacidad del Fondo Monetario Europeo que garantice las actuaciones de dicho BCE,  promoviendo o empujando la evolución del BCE hacia un modelo equivalente al de la FED de EEUU, lo que, a medio-largo plazo, exigiría dar un paso más en la Unión Política de la U.E., unión que en los actuales momentos de crisis, se vuelve urgente y que en estos delicados momentos, Francia defiende con más ahínco que nadie y debiera ser apoyada por los otros países latinos.

Si estos puntos que acabo de abordar, ya se hubiesen asumido, no tendríamos que lamentar hoy la penosa situación en que hemos dejado a Chipre.

Al acabar de pronunciar estas palabras, se produjo un gran silencio y todos bebimos lo que había en nuestros vasos.  En la mirada de Amaya, había furia y amargura, Philippe parecía perplejo y yo me sentía responsable de sus estados de ánimo, por lo que propuse cambiar de cafetería y tomar « la penúltima » en el « Deux Magots ».

Cuando estábamos alejándonos del « Café de Flora », pensé en un amigo norteamericano Terrance Gelenter que cada domingo organiza una tertulia literaria en dicho Café y que en más de una ocasión ha cantado para mis amigos en el marco de mi club CLARO. Al acercarnos al « Deux Magots », Philippe me preguntó si había alguna razón particular para escoger esa cafetería y cuando empezaba a abrir la boca, Amaya me interrumpió, con una cierta nota de alegría y complicidad, diciendo :

n  Veo que no conoce vd. bien al señor profesor, dijo Amaya, aunque él lo haya olvidado, en más de una ocasión nos ha hablado de La Coruña, de Salvador de MADARIAGA, fundador de la Escuela de Europa de Brujas, y de uno de sus autores favoritos Torrente BALLESTER, quién escribió mientras vivía en París una novela sobre Don Juan, un Don Juan fantasma que vivía en París, y a quién gustaba visitar, al menos una vez al día el « Deux Magots ». ¿Comprende ahora Philippe ?.

Philippe asintió con la cabeza, mientras tomaba asiento en la terraza de la cafetería, a esta hora tardía, más liberada de la clientela de horas punta, y al hacerlo se oyó una voz estridente con fuerte acento de Brooklyn, que decía :

--  Querido amigo, llegas tarde, ya he terminado de cantar … 

 --  ¡Terrance!, que casualidad, ¿cómo estás ?.

 --  Esperando que me digas como puedo recuperar la nacionalidad española de mis ancestros sefardis.

Cogí una tarjeta de visita de mi bolsillo y le escribí el nombre de la persona que se ocupa de los asuntos jurídicos del Consulado español en París, indicándole que se presente de mi parte, también le ofrecí sentarse con nosotros, pero no para tomar Champagne o Whisky, sino para compartir una botella de Albariño y una ración de jamón ibérico, lo que aceptó de inmediato.

Mientras esperábamos el precioso líquido, hice las presentaciones y le introduje en la conversación que estabamos manteniendo, cuando me interrumpió para decir :

--  Pero, tu amigo Luís, del que hablas, ¿no es el que escribió el libro que me dejaste sobre la derrota de los ingleses ?, ¡Que gusto leerlo !.

--  Tienes razón Terrance, es él.

--  Y respecto a la crisis de la que hablais, ¿no da una solución radical ?, continuó Terrance.

Philippe intervino en ese instante,

--  Puesto que en ello estamos, y ahora ya somos 4, la pregunta y la respuesta del millón : ¿hay una solución aplicable a corto plazo, que pueda cambiar la tendencia actual de la economía europea y empezar a dar esperanza a los actores económicos y a la población en general ?.

--  La pregunta es compleja y la respuesta no lo es menos –comenté, aunque ideas no faltan.

En lo que se refiere a una solución global de la crisis de crédito, existen proposiciones de acción, algunas inaplicables, pero todas merecen consideración, como las que solicitan la unión bancaria y una revisión de los acuerdos de Basilea como requisito imprescindible para no solicitar una salida del Euro, sobre lo que estoy completamente de acuerdo.No obstante para comprender los efectos de una solución radical y qué solución aplicar, creo que debieramos dar un repaso a la historia reciente.

--  Para comprender lo que quiero decir, echemos un vistazo a los años 1992 y 1993, en el marco de la Unión Europea:

Si mal no recuerdo, en 1992, cumplía el plazo de transposición de las Directivas de coordinación Bancaria y de Fondos Propios, Liquidez y Solvencia. También entraba en vigor el Libre Movimiento de Capitales, se acabaría de refrendar el Tratado de Maastrich y, a partir del 31 de diciembre, con el advenimiento del mercado interior, entraríamos en la segunda fase de creación de una moneda única: el Euro.

--  ¿Entonces el Euro se empezó a discutir a partir de 1993 ?, preguntó Amaya.

--  No exactamente – respondí -. En aquel momento el Sistema Monetario Europeo (SME) estaba funcionando bien. Desde su creación, en 1979, había permitido incrementar el volumen de intercambios intracomunitarios del 59% al 70%, al reducir significativamente los costes de las primas contra el riesgo de cambio, además, gracias a su sistema de márgenes de variabilidad reducidos a +/- 2,25% de las monedas del SME entre ellas y respecto al ECU (Unidad de Cuenta Europea), y gracias también a un sistema de estabilizadores automáticos contra las variaciones de los tipos de cambio, que se desencadenaban a partir del momento en que el umbral de divergencia era alcanzado (2/3 del margen autorizado), los Bancos Centrales estaban obligados a intervenir con préstamos ilimitados y a muy corto plazo.

Estos estabilizadores automáticos, cuyos ejecutores eran los Bancos Centrales, se basaban en un sistema de créditos a muy corto plazo, sin límite cuantitativo, que, en caso de caída de una moneda, en beneficio de otra, obligaban al Estado Miembro beneficiario a vender su propia divisa y comprar las cantidades necesarias de la que se estaba depreciando, para recuperar el equilibrio de cambio del sistema (SME), garantizándose así la estabilidad y continuidad de los intercambios y, por lo tanto, del consumo. Este mecanismo estaba basado en el principio de solidaridad y preferencia comunitaria, unidos al de equilibrio de cuentas. Los bancos centrales eran solidarios los unos con los otros.

--  Y entonces llegó Soros el filántropo – interrumpió sarcásticamente Terrance.

Le sonreí y continué :

--  Ahora bien, este funcionamiento idílico fue roto cuando algunos Fondos de Inversión, como el del multimillonario norteamericano SOROS, aprovechando la recién estrenada LMC (Libertad de Movimientos de Capitales), concentró todos su esfuerzos en atacar a las monedas del SME más débiles, por ejemplo, deshaciéndose de divisas “Francos”, en cantidades inconmensurables para que su cotización cayese, y recomprándolas inmediatamente, en su momento más bajo, esperando que los Bancos Centrales de monedas fuertes, lanzasen sus obligatorias campañas (estabilizadores automáticos) de compra de dichas monedas, reduciendo el valor de las propias e incrementando de nuevo el valor de las atacadas. Cuando esto sucedía, los Fondos de Inversión, esperaban hasta que las divisas como el Franco volviesen a estar en su punto álgido, y volvían a venderlas a cambio de divisas como el marco (en ese momento un poco más bajas), realizando así pingües plusvalías.

Cuanto más intervenían los Bancos Centrales inyectando liquidez en moneda atacada, más se beneficiaba a los fondos de inversión especulativos y más se ponía en entredicho al SME, basado en la estabilidad de los tipos de cambio de las monedas.

12 años después de haber sido creado, el SME sufría su primera gran crisis.

Esta situación se alargó hasta finales de julio de 1993, período negro que no solo produjo devaluaciones continuas que alcanzaron cerca del 30% de pérdidas de valor, sino que además produjo una importante pérdida de confianza, redujo los intercambios y el consumo, redujo la liquidez del sistema y generó, por primera vez desde hacía 15 años, crecimientos negativos del PIB (-1% en España en 1993 y – 1% en Francia en el mismo período), con un fuerte incremento del Paro y una importante reducción del crédito.

--  Lo que estás contando, es casi lo mismo que está sucediendo hoy en día, ¿cómo es posible que nuestros políticos no hayan sido capaces de aprender la lección de la historia ?, comentó Terrance.

--  Es cierto - añadió Philippe - podemos resumir la situación de aquella época como la de hoy :

1/ Importante ausencia de liquidez y de crédito que las entidades financieras no eran capaces de subsanar y

2/ Incapacidad de las inyecciones de liquidez de los bancos centrales y de nuestros gobiernos hacia el sistema financiero, para que éste pueda garantizar la estabilidad de los tipos de cambio y por lo tanto los intercambios, es decir, el crédito a las PYMES y a las Familias. Situación agravada con las emisiones de Deuda emitidas por los Estados a las que estaban obligados a responder los bancos, a falta de un BCE que pueda operar como la Reserva Federal (FED), lo que suponía una restricción mayor de liquidez y de crédito. 

En ese instante, retomé la palabra para resumir lo expuesto :

--  Digamos, por decirlo de alguna manera, que los mecanismos automáticos de que disponíamos, no estaban resolviendo la cuestión de fondo, situación casi idéntica a la que vivimos hoy.

--  ¿Cuáles fueron las medidas que se tomaron para paliar dicha situación ?, me preguntó Amaya.

--  El 31 de julio de 1993, se reunió el ECOFIN (Ministros de Economía y Finanzas) y en dicha reunión, unánimemente y a condición de comprometerse todos en la siguiente fase de creación de una moneda única, dándose un margen de 5 años para alcanzar los  4 puntos de convergencia de las políticas monetarias y fiscales, se decidió derogar provisionalmente el pequeño margen autorizado de variación de las monedas entre ellas, que hasta el momento había garantizado la estabilidad monetaria y que estaba establecido en 2,25% para pasar a un margen de 15%,de tal manera que por muy importantes que fuesen los ataques de los Fondos de Inversión especulativos, ninguno tendría masa monetaria suficiente como para mover los tipos de cambio hasta 2/3 del 15% (umbral de divergencia), generándose de esta manera una estabilidad monetaria y financiera que prácticamente ha durado hasta ahora.

 Philippe, envuelto en dudas, me interroga :

--  ¿Cuáles son para Vd.  las conclusiones que podemos sacar de la resolución de la crisis de 1993, pensando en el problema presente? 

--  Para que la reflexión sea más fácil os aconsejo degustar el magnífico Albariño del sur de Galicia, que nos han servido a la temperatura perfecta, con una loncha de este jamón extremeño, yque tengais en cuenta tres aspectos que ahora os detallo :

En primer lugar, la imposibilidad de las instituciones financieras de prestar 1 € cuando ello implica no respetar el mínimo de 8% ó más de fondos propios sobre compromisos (Bâle 2 & 3).

En segundo lugar,  que esta limitación, lógicamente, restringe aún más profundamente el crédito interbancario.

En tercer lugar, que tanto las inyecciones de liquidez en el sistema bancario como las garantías sobre préstamos ofrecidas por los respectivos Estados sin un cambio previo del marco jurídico, no dan ningún resultado positivo a medio plazo, en el sentido de una estabilización del mercado del dinero, pero si observamos que vacían las arcas del Tesoro, y que éste, para compensar, va a emitir más Deuda Pública, que teniendo en cuenta la aplicación de Basilea, y las malas notas de las Agencias de Notación, incrementarán el coste de las emisiones, al aumentarse las primas de riesgo, reduciendo así e inexorablemente el disponible de préstamos bancarios para las PYMES.

--  Esos son los problemas, dice Terrance, pero ¿cuáles son las soluciones ?, y perdona mi insistencia, pero no acabo de verlas.

Todos quedaron expectantes, mientras retomaba la respiración y me servía un nuevo vaso de blanco :

--  Desde mi punto de vista, en una primera fase, solo queda una solución, evidentemente parcial y que por supuesto deberá ser acompañada  por un acuerdo internacional consensuado, concerniendo aspectos deontológicos, de procedimiento, de garantías y de solidaridad.

--  ¿Qué solución ? - casi gritó Amaya.

 

--  Esta solución o primera fase de solución  consistiría en:

LA DEROGACION PROVISIONAL (O DEFINITIVA) DEL RATIO COOKE (DANAUGHT) Y DE LOS ACUERDOS DE BASILEA, ES DECIR, FACILITAR QUE LOS BANCOS PUEDAN SEGUIR PRESTANDO A LAS PYMES Y A LAS FAMILIAS SIN CAER EN LA ILEGALIDAD, Y CONSEGUIR QUE LOS GOBIERNOS DEJEN DE TIRAR LOS FONDOS DE TODOS A UN POZO SIN FONDO, LIMITANDOSE A GARANTIZAR LOS CREDITOS DE MANERA SUBSIDIARIA CON UN FONDO DE GARANTIA GENERICO, POR UN IMPORTE SUFICIENTE PARA SATISFACER LAS NECESIDADES DE FINANCIACION DE LA ECONOMIA.

Asimismo, los anuncios que en estos momentos están lanzando la prensa económica y los bancos de inversión norteamericanos contra la solvencia de la banca española, como es el caso de JP. Morgan y Agencias de notación como Standard & Poors, Fitch o Moody’s, dejarían de tener efecto, o en todo caso, tendrían mucho menos impacto, si el BCE tuviera la delegación de poder de los Estados miembros para aplicar esta medida.

Ante esta proposición, Philippe comentó :

--  Me encanta lo que dice, ahora bien, desde un punto de vista jurídico, y sobre todo teniendo en consideración, el Derecho de la Unión Europea,¿podría el conjunto de Estados miembros actuar de esta manera?,quiero decir que sabemos por la experiencia reciente, que no hacer nada y abandonarnos a la acción mecánica de los estabilizadores automáticos, está generando un bloqueo completo del mercado de crédito, también sabemos que la aportación de dinero al sistema crediticio, sin cambiar la estructura jurídica de sus obligaciones (Basilea II & III), no resuelve dicho problema, ¿qué tendríamos que proponer a nuestros responsables políticos ?.

--  Según creo – respondí -, debiéramos plantearnos la modificación de la estructura legal de las relaciones entre las instituciones financieras, los Estados y el propio mercado, lo que generará probablemente enormes dudas sobre el resultado, pero también abrirá un espacio de esperanza, la esperanza de encontrar de nuevo un mercado de crédito que funcione.

El objetivo último consiste, por supuesto, en salvar al conjunto de las PYMES sanas, lo que ayudaría a conservar una parte importante del empleo, o dicho de otra manera, mantendría un nivel adecuado de consumo, siempre y cuando no se incrementen los impuestos (en este punto, la reciente decisión de incrementar el IVA y otros impuestos, amenaza cualquier otra resolución jurídica, tendente a mejorar el entorno financiero).

--  Pienso lo mismo – apuntilló una pensativa Amaya.

--  Hecha esta salvedad y sin aumento de impuestos, las medidas propuestas facilitarían el crecimiento del PIB y el necesario equilibrio de las cuentas del Estado para que los diversos actores internacionales sigan confiando en la empresa “Francia”, “Italia”, « Grecia » o "España" y evitemos comentarios negativos sobre nuestra solvencia (como los que estamos observando cada día en los foros internacionales y en las Agencias de Calificación), que también afectan a nuestra capacidad de negociación financiera y fuerza de presión política. Asimismo, en respuesta a los pertinentes comentarios que me hizo un especialista cuando le plantee la presente hipótesis, yo diría que lo esencial es la transparencia en los activos que constituyen los fondos propios que sirven de garantía al crédito bancario, pues solo ella (la transparencia) puede permitir la atribución de ponderaciones y/o de coeficientes de calidad y de mayor o menor riesgo a un activo, dependiendo de su posible y probable conversión en liquidez a más o menos corto plazo.

--  Desde esta óptica, volvió a intervenir Philippe, si he comprendido bien, los ratios oficiales de fondos propios (Basilea) serían orientativos y las autoridades de mercado ejercerían su autoridad prudencial, estableciendo los procedimientos “standard” de análisis de riesgo, emitiendo recomendaciones de acción cuando una entidad entra en zona de riesgo y reprimiendo comportamientos desviados, en última instancia o subsidiariamente. ¿Es cierto ?.

--  Exacto Philippe, - contesté - de esta manera, y en el marco de lo dicho, cada entidad bancaria, en su propio mercado y respecto a su cartera de clientes, definiría sus propios límites crediticios, con excepción de la Deuda de los Estados Miembros, cuyo control y financiación debiera ser atribuida al BCE, bajo el principio de “hasta 60%” y “más allá de 60%”, lo que, por la variedad de situaciones existentes en un mercado como el europeo, eliminaría la escasez de créditos y acabaría con la tiranía de las Agencias de Calificación, limitando al mismo tiempo el impacto de los ataques de los especuladores internacionales.

Dicho esto, mi conclusión es que una legislación extremadamente coercitiva en lo que concierne a los cánones de calidad y de seguridad, pero con una gran opacidad en lo que se refiere a los medios de control, como ocurre en el momento presente con los Fondos Propios de las entidades financieras, es difícilmente justificable desde el punto de vista de la seguridad financiera, pues la desconfianza sobre el verdadero contenido de dichos fondos propios, produce el efecto de bloquear o cerrar el crédito interbancario, y esta situación abre la puerta al riesgo sistémico de quiebras en el propio sistema financiero o a la “oligopolización” restrictiva, vía adquisiciones y fusiones, generándose un riesgo suplementario para el consumidor, como el que os he comentado antes al hablaros del movimiento de bancarización y de concentración de Cajas de Ahorros que se ha producido en España, y los problemas que está causando.

--  Grandes problemas – asintió apesadumbrada Amaya.

-- Además, - continué - mantener esta situación, por inacción, es decir, por falta de acción de las autoridades públicas en lo que se refiere a la no modificación estructural de las relaciones jurídicas de las entidades crediticias, pero si al hecho de aportarles ingentes cantidades de dinero que no se ve repercutido en el crédito a las PYMES, puede ser considerado como una medida desproporcionada en relación al objetivo buscado,ya que el coste social que representa el endeudamiento creciente de los Estados, que riegan abundantemente de euros a las entidades financieras, sin que éstas puedan relanzar una política de créditos, no guarda ninguna proporción con el objetivo buscado(el coste es infinitamente superior al beneficio).

Resumiendo lo dicho, y perdonar que sea tan pesado,mantener las cosas en el estado actual,sin tener en cuenta otras posibilidades, como las señaladas, podría parecer ilegítimo.

--  Y lo que estás desarrollando, ¿qué aporta a la solución ?, - intervino Terrance.

--  En función de las circunstancias que acabo de describir y las medidas propuestas, conviene recordar 3 principios comunitarios que deben respetarse cuando se quiere introducir una nueva norma o mantener una en vigor que debido a la transformación de su entorno, se vuelve no solo ineficaz, sino que además, no modificarla supondría incalculables pérdidas de difícil cuantificación :

1/ El Objetivo de la nueva norma o de no cambiar una antigua ineficaz debe ser legítimo

2/ La medida debe ser proporcional al objetivo buscado – Los efectos producidos por la acción o la inacción, deben guardar la debida proporción con el objetivo deseado y legítimo

3/ La puesta en funcionamiento de dicha normativa o la ausencia de acción normativa, debe justificarse.

A la vista de estos tres principios comunitarios, en vigor, los países de la U.E. y de la OCDE, debieran analizar los efectos de la proposición que estoy lanzando y que se verá multiplicada por el libro de mi amigo Luís « El contraataque de los PIGS », libro en el que he podido disfrutar de momentos magistrales de la literatura epistolar, concretamente, la carta dirigida al Director del Financial Times. No debeis perderosla !

Respeto a la resolución del fondo de la cuestión, repito, si las obligaciones de Ratios de Solvencia, Fondos Propios y Liquidez de las Entidades de Crédito, se redujesen tan solo a la mitad (entre 4% y 5%), en las condiciones que he descrito, habría dinero más que suficiente para relanzar el crédito a las PYMES y a las familias. En consecuencia, antes de finales del 2013, estaríamos saliendo de la crisis.

Los efectos de no hacer nada, ya los estamos viendo : El Caos y la revuelta social que está naciendo en el corazón de todos los ciudadanos. Estamos llegando al punto de no retorno.

--  Amaya interrumpio mi monólogo diciendo, ¿no crees que estás siendo un poco catastrófico ?.

--  Querida Amaya, intento delimitar el decorado, pero tu sabes, por mis clases, que no puedo dejar de creer en una Europa unida, y espero que se haga lo necesario tanto desde la órbita pública como desde la privada.

Como podeis observar, Amaya, Philippe, Terrance, la indignación general y la de mi amigo Luís en particular, conduce hacia un camino plagado de trampas, que probablemente solo él será capaz de atravesar. Las palabras y fórmulas utilizadas al hablarme de la necesaria rebelión del « sur », de los « PIGS », están cargadas de sentimiento, de empatía y de sufrimiento.

Por eso creo que ya no es momento para tecnicismos, creo que debemos pasar a la acción, y que si todos hiciésemos como Luís y realizasemos nuestra rebelión personal, con libros, comics, prensa, pintura, escultura, fotografía, video, TV, webs, blogs, conferencias, programas informáticos, aplicaciones varias, reuniones multitudinarias, conciertos, …, etc., la crisis podría desaparecer a muy corto plazo.

--  Gracias amigos, por escucharme y compartir conmigo este Albariño. – Levanté aún más la copa, hacia el sur, en dirección a la lejana España y añadí - Gracias Luís por tu imprescindible aportación a este debate con « La Rebelión de los PIGS »!! 

 

José Francisco Rodríguez Queiruga

Economista

 

París, 31 de mayo de 2013

 

 

 

Ideas y extractos del libro "Francia, un modelo para Europa y una revolución permanente", publicado por EAE Ediciones y distribuido por MOREBOOKS y AMAZON. Autor :José Francisco Rodríguez Queiruga y epílogo del libro "La Rebeliónde los P.I.G.S.". Autor: Luís Gorrochategui Santos. 

http://www.amazon.com/Francia-modelo-Europa-revoluci%C3%B3n-permanente/dp/3659036153